send link to app

Acoustic Drum Machine



4.69 usd

Acoustic Drum Machine (Caja de Ritmos Acústica) tiene la mejor calidad acústica de sonido, para que sientas que estás tocando con un baterista real.ADM te permite crear tus propios ritmos de una forma rápida y muy sencilla. Puedes establecer cualquier compás, ya sean simples o compuestos, típicos o raros (odd times). Las posibilidades son infinitas
● Más de medio centenar de sonidos increíbles con la mejor calidad. Intente conectar el dispositivo a un equipo de música estéreo HiFi para conseguir el mejor rendimiento y disfrutar de la mejor calidad.
● Más de 100 ritmos de origen y 200 patrones rítmicos se pueden combinar para obtener sus propios ritmos con rapidez y mucha facilidad.
● Pulse el botón TAP para ajustar los tiempos por minuto (BPM) más rápido
● También se puede utilizar como un fantástico metrónomo
● 5 Charles sombreros, 5 cajas, 5 bombos, 4 platillos Ride, Araos de caja, Palmas, cencerros, panderos, congas, Shaker, Palos, clics, etc ... Todos ellos con dos capas de sensibilidad para que tengas todas las posibilidades en tus creaciones.
● Algunos de los estilos rítmicos que puede utilizar rápidamente son Pop, Rock, Funk, Shuffle, Latin, Reggae, Jazz, afrocubana, Son, Cha Cha, Rumba, Vals, Drum & Bass, Abacua, reggaetton ...
● La mejor herramienta para cualquier músico.
Una caja de ritmos es un instrumento musical electrónico que permite componer, programar y reproducir patrones de ritmo mediante un secuenciador interno y un generador de sonidos de percusión.
A diferencia de un secuenciador convencional, la caja de ritmos se basa en la programación de patrones, que son grupos limitados de compases que se reproducen de forma cíclica. Esto significa que una vez puesta en marcha, la caja de ritmos reproducirá el mismo patrón en bucle (loop) hasta que no se dé la orden de pasar a otro. La programación puede realizarse en tiempo real (pulsando los pads al ritmo de una claqueta) o bien por pasos, introduciendo las notas una a una sobre una gráfica de patrón, dividida en compases y subdividida según una cuantización prefijada por el usuario (negras, corcheas, semicorcheas, etc). Otra diferencia es que en la caja de ritmos no existe el concepto de duración de nota, ya que siempre se reproduce la totalidad de cada sonido.
El primer intento de crear un compositor de ritmos automático fue llevado a cabo entre 1930 y 1931 por el compositor estadounidense Henry Cowell y el ingeniero ruso Léon Theremin (inventor del conocido instrumento electrónico que lleva su nombre). Éste consistía en un complejo aparato electromecánico llamado Ritmicón. La secuencia rítmica era introducida por medio de un pequeño teclado musical y quedaba “grabada” en unos discos metálicos perforados. Al girar éstos permitían o interrumpían el paso de luz a través de unas células fotoeléctricas conectadas al generador de sonido. Los sonidos eran muy simples y se basaban en la adición y sustracción de un número limitado de armónicos generados por un oscilador de onda senoidal mediante tubos de vacío.
La primera caja de ritmos programable, como tal, hace aparición en los años 70 a manos de la compañía japonesa Roland. Ésta es la Roland CR-78. Al igual que los sitentizadores de la época la generación de sonido era analógica. A la CR–78 le siguió la famosa serie TR que influyó de forma decisiva en la evolución de la música electrónica y el dance. Cabe destacar el célebre modelo TR–909 como un híbrido analógico y digital, ya que su generación de sonido aplicaba ambas tecnologías, además de implementar interfaz MIDI en lugar del control por voltaje (CV/Gate) que usaban sus predecesoras. Curiosamente esta caja de ritmos fue muy rechazada al principio ya que su sonido no era ni completamente electrónico ni completamente acústico, aunque hubo multitud de grupos, incluso rock., que la usaron como sustituto real a una batería acústica.